Suez Galpagro refuerza en Smagua 2019 su compromiso con la gestión optima del agua y la energía en la agricultura

Suez Galpagro refuerza en Smagua 2019 su compromiso con la gestión optima del agua y la energía en la agricultura
El pasado 7 de febrero Suez Galpagro patrocinó la Jornada Técnica “Tecnologías Innovadoras de Reducción de Costes Energéticos en el Regadío”, organizada por la Asociación Española de Riegos y Drenajes (AERYD) en Smagua 2019, reforzando de esta manera su compromiso con la gestión optima del agua y la energía en la agricultura.


Manuel Martín Arroyo, Director de Operaciones de Suez Galpagro, explicó a través de su presentación “Aprovechamiento de energías renovables” cómo a través del uso de las energías renovables se reducen los costes energéticos en las explotaciones y/o comunidades de regantes, mejorando de esta forma la sostenibilidad, rentabilidad y competitividad de la actividad.


Durante su presentación, destacó también la importancia de incorporar el proyecto de energías renovables como una parte de la solución global de riego inteligente, diseñando y ejecutando conjuntamente las instalaciones de riego y energías renovables para adaptar cada solución a las características particulares de cada finca. Todo ello, incorporando, además, tecnología para sincronizar la disponibilidad energética con las necesidades de riego mediante un sistema de control avanzado.


Entre las energías no convencionales usadas en la agricultura destaca el uso de la energía solar fotovoltaica y también en menor medida la minihidráulica. Aunque estos proyectos son aplicables a cualquier tipo de bombeo independientemente de la potencia y para el riego de cualquier tipo de cultivo, tienen especial interés en regiones aisladas y/o remotas donde no se cuenta con infraestructuras de red eléctrica y donde el único recurso existente es el agua subterránea, se hace difícil acceder a ella, empleándose grupos electrógenos para producir electricidad, lo que resulta un método caro y nada sostenible de producir energía, dificultando el desarrollo de estas regiones.


Todos los ponentes y asistentes coincidierón en que el futuro de la agricultura de regadío, tanto a nivel nacional como a nivel mundial, depende en buena parte del empleo de energías renovables como alternativa a las energías convencionales para incrementar la rentabilidad de las explotaciones y minimizar el impacto ambiental de la actividad al disminuir los gases de efecto invernadero.